Sign in / Join

Alcanzando el Objetivo (Mateo 11:28)

“Venid a Mi”. Si sencillamente acudo a Jesús, mi vida real estará en armonía con mis verdaderos deseos. Dejaré real y verdaderamente el pecado, y empezaré a llevar una vida conforme Dios quiere. ¿Has acudido alguna vez a Jesús? Contempla como la terquedad de tu propio corazón te lo impide. Preferirás hacer cualquier otra cosa antes que que hacer algo tan sencillo como: Venid a mi. Pero si de verdad quieres experimentar el abandono al pecado, tienes que acudir a Jesús. Fíjate como Jesucristo emplea la palabra venid. En los momentos mas inesperados de tu vida escuchas este susurro del Señor: “Venid a Mi”, y eres atraído a el de inmediato, el contacto personal con Jesús lo cambia todo. La segunda parte del versículo dice: y yo oh haré descansar, es decir, “Yo te sostendré, haciendo que te mantengas firme”, no está diciendo: Te pondré en la cama, te tomaré la mano te arrullaré y te cantaré una canción hasta que te quedes dormido, mas bien, y en esencia lo que dice es: Te sacaré de la cama, de tu aturdimiento y agotamiento, y te levantaré de tu condición de muerto viviente, te impregnare con el Espíritu de vida, y serás sostenido con la perfección de una actividad vital. Pero muchas veces nosotros nos complace más, adoptar el papel de débiles, y hablar mucho de padecer la voluntad del Señor, cuando es todo lo contrario, él te sigue diciendo una y otra vez, ven a mi, aun cuando hayas fallado constantemente, el te sigue diciendo: “Ven a Mi”.]]>

Leave a reply